Otras categoría

¿Cómo lograr que los peques coman verduras?

En Toysmansion sabemos lo complicado que resulta que nuestros hijos coman verduras, sobre todo, sin quejarse. También, lo importante que es en su alimentación el consumo de las mismas para un crecimiento y desarrollo adecuados.

Como madres y padres, debemos incluirlas en su dieta e intentar que deje de ser una obligación. ¡No es tan difícil como creeis! Se trata de un proceso que requiere paciencia y originalidad. ¿Empezamos?

· Acostúmbrale a ver más verde en sus platos.

El camino correcto para establecer una predisposición positiva en un niño es, según un estudio realizado por la Universidad de Bélgica, la exposición repetida de fruta y verdura en su rutina. Así, terminarán normalizando su presencia.

Nuestro consejo es incluirlas más a menudo como ingredientes o guarnición. Por ejemplo, añadir champiñones y rodajas de tomate a la pizza; o sustituir las patatas fritas de acompañamiento por puré de patata.

· SÍ a la persistencia, NO a las amenazas.

Tu determinación es decisiva. Hay estudios que confirman que los padres tendemos a dejar de servirles un alimento que nos les gusta tras 3 o 4 rechazos. Rendirse no es una opción, pero nunca a base de chantajes como “si no te lo terminas, no hay postre”. Una buena solución es darle a elegir entre dos verduras para que ellos sientan que sus gustos también son importantes.

· Grandes dosis de creatividad.

La comida entra por los ojos. A partir de hoy, la presentación se va a convertir en tu mejor aliado. No es lo mismo ver sobre la mesa un aburrido plato de coliflor cocida que unos originales pinchitos vegetales.

Otra gran opción es rediseñar los clásicos que rara vez fallan. ¿Qué te parecen unas croquetas de verdura?

· El mejor ejemplo lo tienen en casa.

Los niños son esponjas y lo absorben todo. Si ven que tú también comes verduras, les resultará mucho más fácil. Ten en cuenta que para ellos la imitación es una manera de aprender. De este modo, estarás creando un hábito que les durará toda la vida.

· ¿Me ayudas?

Somos conscientes de que no disponemos de tanto tiempo como nos gustaría para compartir con nuestros peques, pero hacerles participar en la cocina motiva (y mucho) sus ganas de probar alimentos que a priori suelen rechazar. Incluso, llevarlos contigo a hacer la compra: ponerse los guantes, elegir los alimentos, meter las verduras en la bolsa… Cuando les implicamos en cualquier actividad, esperan el resultado con ilusión.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *